Mi Experiencia Trabajando desde Casa

01/10/18 Maria Del Mar Medina
...
Hace un par de años tuve la oportunidad de trabajar para una compañía norteamericana, (mayormente) de manera remota. Diría que un 70% de mi trabajo era desde casa, ya que el otro 30% o estaba viajando o en reuniones locales. Si, era un trabajo de ensueño. 

Cada día son más las compañías en todo el mundo que están adoptando y ofreciendo esta modalidad de trabajo a sus empleados, ya que es un beneficio mutuo tanto para el empleador como el empleado.  

¿Como termine en un trabajo soñado, desde casa? 

Debo decir que al aplicar a esta posición no tenía ni idea, de que era remota, pero cuando me hicieron la oferta admito que tuve una mezcla de emociones: felicidad y miedo. Dos emociones que son completamente normal para cualquier tipo de “ trabajo nuevo,” pero aparte de embarcar en una nueva responsabilidad, “trabajar sola desde casa” le agregaba un poco más de peso. 

Soy de las personas que al comenzar algo nuevo, siempre tiene muchas preguntas, y me aterraba no tener a alguien cerca cuando estas me invadieran. No era la primera vez que “trabajaba desde casa,” pero el freelancing y esto, no eran lo mismo. 

Como la mayoría de situaciones en nuestra vida, el miedo era solo eso, una emoción. La comunicación que mantenía con mi equipo era increíble, la única diferencia a un trabajo presencial a este, era que la mayoría del tiempo trabajaba en pijamas desde casa. Si un email no funcionaba para aclarar la duda, el chat o una llamada lo solucionaban. 

Luego de la primera semana pude comenzar a establecer mi rutina, nada fuera de lo común- solo que aveces me daba chance de lavar ropa, cocinar el almuerzo, y trabajar desde el sofá mientras me tomaba el café de la tarde. 

Trabajar de manera remota te ofrece mucha flexibilidad de tu tiempo y espacio, pero al mismo tiempo aumenta tu nivel de responsabilidad y compromiso no solo con tu empresa, si no contigo mismo. 

No todo es color rosa, no todos los días tu escritorio parecerá una foto de pinterest, no todos los dias estaras trabajando relajado en tu sofá. Habrá semanas en las que el estrés es mayor al que tenías en la oficina porque no existe la separación de casa y trabajo, o días que aunque estés en casa, tu casa parecerá como si no vives en ella. Y más o menos como al mes, comenzarás a hablar solo/a si ya no lo haces. 

No es una experiencia para cualquiera, pero sí una experiencia que vale 100% la pena. Así que si eres de las personas que ama tener su espacio, y ser flexible con su tiempo, odia el tráfico y pensar en que ponerse todos los dias, te invito a soyremoto.com que a lo mejor tu próximo trabajo remoto te espera por allí.